Posteado por: Antonio | 20 noviembre 2008

¡HOLAaaaaaaa!

¡HOLA MORUGOS!

¡HOLA MORUGOS!

Anuncios
Posteado por: Antonio | 31 mayo 2017

Cabo de Gata. Los Morugos. Cronista: Rafael Caro.

 

Total gastos……………………………………………… 170

Incluye cervezas, comidas, visita catedral, paseo en barcos, etc.

A Carmen Casanovas, que me aguantó todo el camino.

A mi esposa, que es muy celosa.

El Viaje .1º Día

Elías su boca, que era en poema, le dio problemas. Días antes pensábamos irnos a Guadix, ciudad que él no conocía y yo, como fiel acompañante, iba decidido a hacerlo, para acompañar a Pepe, Juan Bautista, Charo y Carmen, que nos precederían… Pero, gajes del oficio, se fue todo al garete, cuando una inoportuna infección en la boca de Elías se produjo y tuvimos que aplazar el viaje al día siguiente. Cumpliríamos, pues, con el programa entregado por Juan días antes. (Antes de hacer el camino a Santiago, de Roncesvalles a Nájera).

Leer Más…

Posteado por: Antonio | 22 mayo 2017

EL PINSAPAR DE YUNQUERA. Cronista: Rafael Caro

 

EL PINSAPAR DE YUNQUERA

 Uf!  Todavía me duelen los huesos. Digo mal: no me duele nada, excepto la cacha izquierda, que no me permite sentarme  cómodo en el WC, tras  la caída de ayer. Pero vayamos por partes que de todo se hablará en esta verídica historia.

Isabel venía diciendo   a Cecilio que ya estaba un poco cansada de ir siempre a los mismos sitios de la sierra (Villaluenga, Ubrique, El Bosque…) y decidió ese día cambiar la sierra gaditana (¡tan bonita!) por la sierra malagueña (más bonita aún). Cecilio, fiel cumplidor, se encargó de publicar la ruta que seguiríamos ese día. Todo fueron pegas: unos porque tenían comunión; otra, porque temía al sol; otros, porque tenía gente en su casa; otro, por enfermedad… El caso fue que a la llamada solo contestamos mi mujer y yo, que hacía miles de años que no íbamos de excursión. Íbamos los cuatro en su coche (como en los viejos tiempos, donde una vez tocaba a él y otra  a mí). A las ocho y media,  como un clavo, ya los esperábamos en la parada de autobuses que hay junto a mi casa.

Leer Más…

Posteado por: Antonio | 13 marzo 2017

OCURI. Ubrique. 11-03-2017. El Cronista: Rafael Caro.

OCURI. UBRIQUE .   <== pinchar aqui

OCURI

las 9:20, con la minuciosidad y con la puntualidad moruga que nos caracteriza y que ojalá sea por muchos años, nos vimos en Ifeca los miembros de este club. Lino, Charo, Mari Luz, Rosa; Marina, Antonio, Escuer, Marinita; Cecilio, Isabel, Julio, Mª José; Pepe, Charo, Carmina, Casti y yo. 17 Morugos íbamos a conquistar Ubrique, la vieja ciudad de Ocuri, con pasaporte Moruguil, de parte de Escuer, que lo había solicitado hacía ya varios días.

Leer Más…

POR LOS LLANOS DEL BERRAL

LOGISTICA DE LA MARCHA DESCANSADERO-TAVIZNA

De Jerez parten recios caballeros y
Gráciles doncellas.
Veinte suman tras recuento en Parque.
Sobre caballos cientos al Bosque marchan.
Y batallas surcos arañan, que a caminos orlan.
Rodando, suben y bajan con cambios varios.
Pues jinetes quieren de vuelta montar.
Tres arrieros que aquestos portan
en lugares amplios reposan.
Y señorean en ventas de dudosa hacienda
y escobas enteras, que su trabajo esperan.
En el Bosque, y con Julian al mando, fresca frascas vienen.
Y Yertas vuelven al limpio grifo que en la Venta vierte.
Vuelven sí,  cuando el sol despide
la luz que porta.
Sonrisas y satisfechos gestos saludan,
al montar en jacas que Jerez buscan.
Prístina parla la del  Juglar de los Caminos,
Plácele sentirse Morugo de honra.

 

Posteado por: Antonio | 17 enero 2017

POR LOS LLANOS DEL BERRAL. Rafael Caro, Cronista.

  • Para ver el documento original picar abajo (en rojo).

    llanos-del-berral

    POR LOS LLANOS DEL BERRAL
    ¿Cuántos éramos? Veinte. Y perdón por no decir sus nombres porque sería
    prolijo. A lo largo de la crónica se irán diciendo. Baste saber que fuimos
    cinco coches y que sus conductores eran Santiago, Escuer, Tomás,
    Antonio (¡si, Antonio Torres!) y Pepe. Total, el doble que la semana
    pasada.
    A las nueve, como siempre, en Ifeca. Y a la hora prevista en El Bosque.
    Previamente nos habíamos repartido en los coches, tocando a las mujeres, al volante, Carmina, con Charo, Mª Carmen y mi esposa, y en el de Pepe, los varones, con Escuer, Juan Bautista y el que esto escribe. Los otros coches se llenarían también, pero yo no sería testigo porque ya estaba sentado en mi lugar.
    Al paso por Arcos, el coche de las mujeres se nos perdió, porque irían
    charlando. Ellas pasaron por Arcos. Nosotros seguimos nuestro camino a El Bosque.
    Nada que nos reímos cuando vimos que el coche se perdía. Nos conchabamos para no decirles nada.
    Llegamos a la Venta Julián. Y ellas nos alcanzaron casi. Nos encontramos con
    la mesa dispuesta por los que nos habían precedido y ya Santiago y Antonio, al mando de Cecilio, habían ido a Tavizna a dejar el coche de Santiago.
    Sin más preámbulos, le hicimos los honores al desayuno, que como siempre
    resultó genial. Lino compró unos roscos de anís. Este hombre siempre va comprando cosas por ahí y me dijo lo bien que se había sentido en Trebujena. Tomás (¡qué simpático este hombre! Y lo bien que me ha caído), también se hizo lenguas de lo bien que lo había pasado en mi pueblo y lo a gusto que había estado en él.
    Realizado el desayuno nos fuimos con cuatro coches hasta el descansadero de
    Benamahoma.
    ¿Frío? No es broma. En la venta habíamos estado a 1º y aquí, mientras
    esperábamos a Antonio, que como siempre se perdió, no sabíamos a
    cuanto estábamos pero muy bajitos, andaríamos. Baste
    con decir que Escuer se disfrazó, con su gorro, su braga, rodeando su cabeza y sus
    gafas. Parecía un musulmán. ¡Quién lo habría de decir! Escuer con frío…
    Antonio apareció y comenzamos a andar. Eran las once. A poco de comenzar,
    Antonio, Escuer y Juan Bautista se despidieron de nosotros. Pertenecían al grupo de los “averiados”. Nos esperarían en el Tavizna una vez hecha nuestra excursión del día.
    Diecisiete la empezamos y lo mismo que Cecilio tomó la cabeza para abrir camino, yo  
    me puse en cola, haciendo las veces de Julio, que faltó en esta ocasión. Yo hice las veces de Julio, pero sin acercarme lo más mínimo a él, que lo hace de maravilla.
    De lo que sí, es que me dio tiempo a hacer unas fotos preciosas del grupo y que para mí quedaron.
    Comenzamos a andar en el descansadero de Benamahoma y pronto tomaríamos altura para desembocar, a la derecha del sendero, en la fuente de la Pililla (¿) a la izquierda según se iba subiendo. Santiago y Pepe, no paraban de hablar y Lino me decía que era la primera excursión que vino con  nosotros, la que estábamos  haciendo. Yo, la verdad, era la primera vez que la hacía.
    Cruzamos por un llano y ya la gente iba desempolvando sus ropas de abrigo
    que la habíamos traído para resguardarnos del intenso frío que hacía. Como una cebolla, íbamos abriéndonos y quitándonos las capas que sobraban. Yo no me quité la sudadera polar hasta que no tuve más remedio por aquello del calor que en función del día iba apretando.
    Atravesamos de nuevo la carretera de El Bosque-Grazalema y nos dimos con
    una hermosa pista cerrada por una cancela. La pasamos y vimos una manada de cabras guardadas por sendos mastines. Desde allá se descubrían las cumbres más sonoras de la Sierra de los Pinos y del Endrinal.
    Hubo un momento de viento del Norte y del Este, que nos traía frío y que nos
    hizo exclamar: ”Cierra la puerta”- porque verdaderamente hacía viento para parar un tren. Al poco y llaneando dimos con unas rocas en las que hicimos el rengue Juliano
    que para ser veraces hubimos de bautizarle como el rengue Ceciliano porque este tomó las riendas de Julio. ¡Y qué bien supo el puñetero!
  • Continuamos después de hecho el rengue e íbamos bajando y llaneando hasta
    encontrarnos con una dolina preciosa, que al decir de Cecilio era de las cosas que más le gustaba de los encantos que encierra nuestra sierra. Subimos y desde allí vimos el Hondón, con el río al fondo y los hermosos farallones del Salto del Cabrero. Otras excursiones de ensueño. ¿Y cuáles no?
    Íbamos esta vez bajando hasta llegar de nuevo a la dolina donde hicimos una
    parada mingitoria. No se lo creía ni el Jefe. Ya habíamos parado a orinar más de uno y más de una vez.
    Tiramos hacia abajo. Yo me retrasé un poco más si cabe, porque me quité el
    polar y ante la tozudez de meterlo en el enganche de la mochila, me hizo perder unos minutos.
    Y llaneando y cuesta abajo, dimos, por fin, con el final del camino, que traía a
    la gente hasta el mirador de los Llanos del Berral. En él comimos. Eran más de las dos.
    Unos hombres iban por allí, acompañados de sus mujeres y de sus niñas y
    perros. Al preguntarles yo, cómo se llamaban, la más pequeña, dijo llamarse Lola, y yo, con mi inveterada lengüeta, dije: “Se llama como tu perrita, Rosa”. La gente, que es mucho más prudente que yo, no me dijo nada. Miento. Mi esposa, sí. Pero…¡qué le
    vamos a hacer! Ya está uno acostumbrado a estas cosas.
  • Después de la
    comida y de hacer unas
    fotos al castillo de
    Aznamara. Bajamos
    buscando el río Tavizna.
    Eso fue lo que me mató:
    bajar y bajar. O tal vez
    subir lo asfaltado, no sé.
    El caso fue que terminé
    reventado.
    Tomamos los
    coches que allí nos
    esperaban, llevados por
    Antonio, Rafael y Juan Bautista y regresamos a tomarnos la merecida cerveza que nos aguardaba en la Venta Julián.
    A fe, que bien resultó. Como la Venta estaba llena, ocupamos sendas mesas: en
    una nos sentamos los hombres (9 en total) y en otra las mujeres (11 la totalizaban). Eloy, con su chispa y sus chistes, fue a cambiarnos las jarras de cerveza y a ponerlas en la mesa de las mujeres cuando se le cayó una. Que hartón de reír nos dimos. Y así, entre bromas y chanzas, llegadas las siete, paramos en casa.
    Al día siguiente nos esperaban en el Chaparrito Julio y María José, que no
    vinieron a la excursión por estar preparando la comida para todos, en la celebración de la timba que íbamos a tener. ¿Hay quién dé más?

Leer Más…

Posteado por: Antonio | 9 enero 2017

MONTE PRIETO Y LLANOS DEL RABEL. Rafael Caro (cronista).

DOCUMENTO ORIGINAL COMPLETO(pinchar abajo)

monte-prieto-llanos-rabel

 

LLANOS DEL RABEL.  7 de Enero de 2017
RAquel había sido, sin querer, quien había provocado esa excursión, pues, sin ella saberlo, había preguntado días antes por si no había nada programado para ese día. Y como a Cecilio no hay quien se le resista en lo tocante a la sierra…

Salimos desde Ifeca, a las 9:30 dos coches conducidos por Cecilio, en el que iban  su mujer Isabel, Rosa y Marta (hija de esta) y su esposo Fran. Escuer, acompañado por su mujer Carmina, Raquel, Casti y yo. En total, diez si mis cálculos no fallan.

Leer Más…

De camino al Camino.

Sábado 24.

Eran las 7:00 del sábado 24 de Septiembre de 2016, cuando salimos de Jerez cuatro morugos con la ilusión de hacer las seis primeras etapas del Camino de Santiago: Pepe, Charo, Isabel y Cecilio.

La emoción era compartida por todos, las dudas sobre la propia capacidad asaltaban más, sin duda al matrimonio Pérez/ Rufo, en el caso de Pepe por su maltrecho pie y en el caso de Charo por su inexperiencia en estas lides. Y he de confesar que yo también las albergaba por la ostensible cojera de Pepe y porque no veía a Charo acomodándose a los albergues.

En fin eso sería a partir del lunes, hoy tocaba viajar  y visitar algunos lugares que hicieran más llevadero el camino que nos llevara hasta el lejano Roncesvalles.

La animada charla y el escaso tráfico hicieron corto el trayecto hasta el “Leo”, cerca de Monesterio, donde desayunamos. Luego otro empujón hasta la proximidades de Aldeanueva del Camino y por fin otra etapa hasta Fuensaldaña, a donde llegamos cerca de mediodía. Admiramos su imponente castillo y encaminamos nuestros pasos hacia la Bodega La Sorbona, convertida en un reputado restaurante con el encanto de ocupar los pasadizos de una antigua bodega subterránea, al igual que otras próximas a ella destinadas al mismo fin. En este lugar, como en todos los que recomienda Adolfo, además de su encanto, se come estupendamente.

Repuestas las fuerzas volvemos al coche y ponemos rumbo al hotel Palacio de Congresos de Palencia, al que llegamos alrededor de las cuatro.

Sin perder tiempo, como es normal en Los Morugos, salimos hacia Ampudia, con intención de visitar su hermoso Castillo, pero nuestro gozo quedó frustrado porque en ese día la fiesta local lo mantenía cerrado. Así que nos contentamos con visitar su iglesia que posee una esbelta y espectacular torre que se divisa a gran distancia, cualquiera que sea la dirección desde la que llegues. Una hermosa y antigua calle porticada, animada por un variopinto mercadillo medieval, completa nuestra fugaz visita a esta interesante villa.

De regreso a Palencia, asistimos a misa en la Catedral, dedicada a San Antolín,  lo hacemos en previsión de que no encontremos misa en Logroño al día siguiente, y visitamos esta maravillosa desconocida y su interesante museo que alberga desde un curioso cuadro tridimensional del S.XVI, hasta hermosos relieves de retablos de Felipe Vigarny y un cuadro original del Greco que representa a un Crucificado.

A la salida paseo por la ciudad para admirar otro par de iglesias (S. Pedro, con misa, y la Virgen de la Calle, también con misa), tomar un refrigerio en la Plaza Mayor amenizados por grupos de baile con música rap, contemplar algunas bellas casas modernistas y ver los todoterrenos expuestos en los jardines cercanos al río, participantes de un rally que se celebraba por estas tierras. Por fin tapeo, visita al exterior de la hermosa iglesia de San Miguel y regreso al hotel.

(Nota: Pique sobre la palabra “MORE” inferior y podrá leer el resto de la crónica, no deje de hacerlo.)

Leer Más…

Posteado por: Antonio | 20 noviembre 2016

Encuentros de Morugos adivinos.

Los Morugos son multifaceticos. Andan, triscan, vuelan  u ” horan” (horan están aquí , horan estan allá, en cualquier punto de España, Italia, Inglaterra… Y haylas que buscan el Norte , cerca de la vecina Laponia y alrededores.

Pues bien, además de estas virtudes, disfrutan de otras ciencias : LAS ADIVINANZAS.

Se van rotando los encuentros en las casas de los miembros de este clan senderista.

El juego, dicho de forma concisa,  versa sobre GLADIOS, BASTONES, AUREOS Y CRÁTERAS. El juego de las adivinanzas implica saber lo que el otro u otra, tapa, piensa y posterior verbo que utilice. Lo que los llevará a actos que el margen de opciones vitales les permitan. Todo ello conlleva una inversión para un beneficio primaveral.

Posteriormente el anfitrión repone las mentes agotadas del esfuerzo adivinatorio. Viandas, harto bien sazonadas con cariño, con las que los asistentes se muestran muy agradecidos degustándolas.

Los Encuentros Adivinatorios que han tenido lugar:

2 – Mansión de Rafael y Casti . 23 de Octubre de 2016

 

3 – Residencia de Antonio y Marina.  04-Noviembre de 2016

 

4 – Casa Museo Felisa Alzola. 25 de Noviembre de 2016

.

5.- Alta Residencia de Juan y Carmen. 16 de Diciembre de 2016.

 

6.- Julio. Rancho Chaparrito. San José del Valle. 21-01-2017.

Posteado por: Antonio | 12 septiembre 2016

CRONICA DEL VIAJE A LOS ALPES DOLOMITAS. 2016 16 a 23 de Junio

CRONICA DEL VIAJE A LOS ALPES DOLOMITAS

2016  16 A 23 DE JUNIO

A MODO DE PRÓLOGO.

Hay viajes que uno nunca se los imagina, bien porque el lugar de destino nunca se te había ocurrido, o simplemente porque tus preferencias son otras bien distintas en todos los aspectos.

La amistad con Cecilio, entre muchas buenas cosas,   ha proporcionado un espíritu viajero de ritmo casi frenético. Hacemos viajes de corta, media y larga duración. Los de duración algo más larga y a un destino más lejano,  se proyectan, como es lógico, con mucha antelación.

Así, con estos planteamientos, el año pasado hicimos un viaje a unas regiones de Italia: a la Toscana algunas zonas del Véneto y a otras zonas de la Emilia Romagna.  Viaje de claro contenido urbano y monumental.

Para este año se comenzó hablando de  un posible viaje a Francia, a la Normandía preferentemente, pero para Navidad, Cecilio comenzó a recordar los paisajes alpinos italianos que había visto años atrás de una forma rápida y breve. Se había quedado prendado de lo que vio y deseó volver a aquel lugar, con más días y conocer con algo más de profundidad los Alpes de esta zona de Italia, conocidos como los Dolomitas.

Leer Más…

Older Posts »

Categorías