Posteado por: Antonio | 26 enero 2014

VILLALUENGA-UBRIQUE (25/01/14). El cronista R. Caro

E  X   C   U   R   S   I   O   N   E   S        2   0   1  4

=======================================

Índice:   1.- De Villaluenga a Ubrique (25 Enero)……………………………….. 03

DE VILLALUENGA A UBRIQUE

—————————————

 A las nueve sonó el teléfono. Se trataba de Cecilio y lo adiviné. ¿Quién se resiste a ir con él? A pesar de mi catarro y de mi convalecencia, haciendo de tripas corazón y tras haber dicho que no iba, me acerqué a la panadería, compré unos bollitos y diciendo a mi esposa que les avisara por el Whatsapp en El Bosque me presenté, cuando estaban a punto de terminar de desayunar los de siempre: Julio, Cecilio, Escuer, Isabel, María José, Raquel, Rosa y una amiga de Raquel, Ana. Añadiendo a mi esposa y a mí,  éramos diez en total. Irían al “Salteadero”, pero Cecilio, pensando en mi muy reciente resfriado, cambió el rumbo y sobre la marcha, programó ir de Villaluenga a  Ubrique por los Pozos de Barría, excursión que ya se hizo anteriormente pero que esta vez se haría en honor a mi convalecencia.

 Tomamos los coches y dejando el de Raquel en Ubrique, nos acomodamos en los otros dos, el de Julio y el mío, los diez hasta llegar a Villaluenga, a la explanada que existe al inicio de la excursión de los “Llanos del Republicano”. Comenzamos a caminar a las 12 del mediodía. Una chica, María, que se había enterado de la página nuestra, ante su falta, envió a su novio (¿novio podría ser?), a que nos acompañara, pero este, bien sea porque no lo creyera oportuno o por otra razón, denegó acompañarnos poniendo la excusa el tener que estar en casa para comer a mediodía, o sea un par de horas después de iniciar nosotros nuestra marcha. No vino, pues, el tal Ángel, a quien no tengo el gusto de conocer.

Como contaba, comenzamos nuestro caminar a las doce y tomando la pista de la derecha (de las dos que hay) más antes que después, llegamos a la portada de la “Dehesa”. Decía Cecilio que la excursión esta le había dejado grato recuerdo porque en ella el silencio era sobrecogedor, pero ante las charlas de Rosa, María José, Isabel, etc., ¿qué habría en silencio? El campo está a rabiar de bonito y los lirios, que están naciendo, me sirvieron de marco para hacer fotos.

 

Hubo un desvío hacia la izquierda. Yo creía que era para evitar una piara de cabras, pero no. Mi esposa me pidió algo, una naranja, porque estaba desfallecida. Hacía mucho que habíamos desayunado y no tan contundentemente como se suele hacer en la Venta Julián. Seguimos nuestro caminar y dimos con el arroyo Barría o Barrida. Hice fotos al valle, al bosque, a las flores y a todo. Tras una marcha llena de errores porque se había perdido el camino, dimos, por fin, con una casa-establo que a mí me pareció preciosa. En la explanada que había ante la casa hicimos el rengue acostumbrado, por gentileza de Julio.

Continuamos nuestra marcha, nos llenamos de fango, por ir junto al arroyo y en terreno inundable, pero siempre con buen humor: a nuestra derecha, farallones de caliza; a nuestra izquierda, valles y en la lejanía, sierra de los Pinos. A nuestro frente, Peñón Berrueco y bosque de los Alcornocales.

Paramos a comer, tras dejar a nuestra espalda otra casa, esta más conservada, con placa solar y todo. Ya iba siendo hora de comer, porque aunque no había sido ni mucho menos dura, ni lo estaba siendo, la etapa, había ganas de hacerlo. Comimos. Alguien echó en falta la tortilla de mi esposa, que le sale en realidad muy buena, pero esta vez, eran bocadillos lo que nos acompañaban. Y gracias.

Terminada la faena, nos pusimos a nuestra labor que no es, ni más ni menos, que la de andar. Aparecieron unas nubes en la Sierra de los Pinos. Y andando, andando, coronamos el puerto del Calvito. Para acometer la dura y continua bajada que nos llevaría al coche de Raquel.

(Comentaba yo, que este grupo ya no es el que era, porque los años no pasan en balde y quieras que no, se nota. El Jefe necesita, porque es más joven y además está en mejor forma que los demás, salir a la sierra con su nuevo grupo, los del “Palo Corto”, y traernos a la sierra a los otros, a los “lisiados morugos”, de vez en cuando y a cosas sencillitas. La prueba de ello, es que nunca me caí en la sierra y mis posaderas sientan sus reales, cada vez que hago una excursión. Esta vez, también. Raquel y compañía le pueden aguantar la marcha pero los otros, no).

En la durísima bajada pegamos la hebra con un paisano. Para poner título a esta crónica, le pregunté por el camino que habíamos traído desde Villaluenga. Me contestó que habíamos cogido por “los pozos de Barría”. Pues eso.

Algo más tarde, vimos buitres – mi amigo don Julio se extasía con ellos – y a la vista de las buitreras que existen en los alrededores del Salto del Pollo, y en continua bajada como ya se ha dicho, al cobijo de farallones con buitreras, de nuevo pegamos la hebra con sendos paisanetes. Cecilio con uno, el mayor. Yo con otro al que acompañaba su hijo. Nos dijeron cosas enjundiosas y para el Jefe, supongo que magnífica información.

Por fin llegamos al coche y subiendo a Isabel, que se encontraba peor que las otras (mi es esposa estaba más que cansada; María José, estaba reventada; Rosa, no le iba a la zaga; Escuer, se apoyaba en el bastón más de lo necesario y yo…), a Julio y a mí, nos fuimos a Villaluenga a recoger los otros dos coches en tanto ellos, con Isabel incluida, se fueron a refrescar el gaznate a “Los Melli”, hotel con muy buena pinta que han construido en la carretera de Cortes.

Fuimos a por los coches y regresamos al hotel, en una hora, donde tomando una merecida cerveza, dimos por concluida la batalla del día. Habíamos comenzado a andar a las doce de mediodía y habíamos concluido nuestra marcha a las cinco de la tarde. Llegamos a casa a las ocho de la noche, cansados, reventados, pero felices de sentirnos, con 68 años ya el que escribe, si no ágil porque ya no es posible, si al menos, útil todavía.

¡Y la de cosas que me enseñó el paisano de gafas y bigote que encontré al final!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: