Posteado por: Antonio | 20 enero 2015

EL GUADALQUIVIR Y TREBUJENA. Rafael Caro.

EL GUADALQUIVIR Y TREBUJENA

===========================

 Picar enlace –> Trebujena

 Mucho tiempo llevaba detrás de mis amigos para que hicieran esta excursión a sabiendas de que iba a gustarles y el sábado 17 de Enero pudimos hacerla.

La cita fue en la calle paralela a la de Rosa (frente al “caballo de Troya”) y la hora las diez de la mañana, una hora después porque se trataba de ir a un lugar más cercano del que solemos, mientras la expedición la formábamos 14 miembros (Adolfo y Marisol, Rafael Escuer, Carmina, Rosa y Raquel, Julio, Mª José, Cecilio e Isabel, Charo, Pepe, Casti y yo).

El día se presentaba fresco, como debe ser, y nos pusimos en marcha.

Llegamos a casa de mi madre y ésta se encontraba en Sanlúcar con mi hermana, saludamos a mi hermano Cándido que se hallaba  en sus funciones de mantenedor de la misma y tomando los bastones y dejando a mi hermano encargado para que fuera a casa “del Conde” a preparar la mesa y comida para cuando llegáramos, nos pusimos en marcha hacia el río Guadalquivir.

El paso por el centro de la villa fue digno de mencionarse porque al mercadillo de los sábados se unía el alboroto de los bastones y las “marujas” del pueblo preguntándose que dónde iríamos con esos palos, que ellas no están acostumbradas a ver. Un halcón nos esperaba en una azotea de una de las últimas casas de la población y fue suficiente para que Julio se pusiera a admirarlo y los demás nos paráramos un ratito para mirarlo.

Sin más preámbulo nos pusimos en marcha por la carretear del río, esa que hizo Primo Rivera para llevar los mostos a Sevilla y los vinos a América. Por el camino Cecilio se entretenía en coger borrajas, mientras yo explicaba a quién me quisiera oír (pocos, eso sí) cosas de mi tierra. Mi amigo Escuer me llamó la atención sobre el kilometraje que yo había dicho sería de unos cinco kilómetros y realmente fueron seis y pico. “Pecata minuta” – como dijera aquel.

Me preguntaron por la significación de la palabra “Alventus”, cortijo que hay junto al río. Yo di la explicación que corre por Trebujena que se le dice “El Vento”, por el “cortijo del viento”. Cecilio a la vuelta me sacó de mi error al decirme que procedía de “Adventus”, lugar de  llegada, que toma el nombre desde los tiempos en que los duques de Medina Sidonia y más tarde, el Marqués de Villamarta, le dieron al muelle embarcadero que había por allí y que embarcaban los vinos a América y Sevilla.

Unos borregos pacían apaciblemente junto a los chozos (¿por qué se cerraría tan original hotel?) y llegamos hasta el “río grande”, que da vida a los contornos.

Y llegados a él y admirado sus orillas y el embarcadero nuevo que han construido en lugar del viejo, nos volvimos a “Alventus” a degustar y refrescar unas cervezas y unas patatas aliñadas que nos puso una francesa en el mosto habilitado, vecino a la plaza de tienta de ganado que tantas veces soñaran “El Pireo”, el Paula, Joselito o Miguelín, que perdió un dedo en lucha desigual mantenida con el Maíto, hermano del Coyote.

Y saliendo de allá, nos dirigimos a Trebujena, a comer en casa de Diego “el Conde”. Pepe y yo nos adelantamos al grupo y volamos hacia el pueblo. A la charla amena de mi amigo se le unía la marcha fuerte que pusimos los dos para llegar pronto a casa del Diego y tomar la mesa que teníamos reservada hasta las dos y cuarto. Tan presto anduvimos, que ni vi a mi antigua novia (a la que no veía desde el año 67) y se lo hice notar a mi amigo. Unos muchachos, amablemente, nos indicaron como ir a casa del “Conde” y cuando llegamos, ¡maldición!, ya Cecilio y Escuer estaban allí. Pero, ¿cómo habían llegado allá antes que nosotros si le habíamos tomado una ventaja de unos 300 metros? ¿Habían volado? Ante sus risas, nos enteramos que habían cortado camino, preguntando a unos parroquianos de un bar y nosotros, por listo yo, habíamos tomado el camino más largo. Nos sentamos a la mesa los cuatro y degustamos una jarra de mosto mientras venían los demás… ¡Y la que nos liaron fue chica! Sobre todo mi mujer y Rosa, que no atendían a razones y nos reprochaban que hubiésemos llegado sin esperarlas y que ninguna  de ellas sabía a ciencia cierta dónde las llevaba mi mujer, que las llevó a casa del Merezo y tras atravesar la carretera de Lebrija, ir acompañadas de una mujer que las guio a casa del “Conde”. Sea como fuere, los ánimos se calmaron y pudimos comer.

Yo me sentí mal cuando oí de boca de Julio y de Adolfo, que nos habían timado en el mosto de “Alventus”. ¡La madre que parió! Yo que tenía ganas de llevar a mis amigos a mi pueblo, me sentía culpable de tal desaguisado, igual que la llevada a casa del “Conde”. Lo único que faltaba era que éste también nos diera el “clavetazo”. Una y no más, Santo Tomás.

Comimos una bolsa de naranjas como postre y yo, que no las probé, me tomé una tarta de chocolate… ¡Y a la hora de pagar se aclaró todo! Tanto lo del “Conde” como lo de “Alventus” había resultado barato. Sentí satisfacción cuando me enteré del precio baratísimo del cortijo. Yo, conociendo a don Julio y sus bromas, tenía que haber caído en ello… ¡Pero, en fin!

Nos hicimos una foto junto a la estatua del “Maestrito”, y yo expliqué quién era el personaje y hermano de quien era. Adolfo y Marisol, conocían a sus hermanos y aclaré el apodo de la persona en cuestión.

Y sin otro particular, nos vinimos hasta Jerez en donde terminamos el día, tomando café en el “Chicharrón” porque el “Berlín” estaba a tope de gente y no vimos ni una mesa libre.

(He dicho terminamos el día porque hoy domingo, iremos a casa de Carmina a terminar el domingo, que, por cierto, llueve a más y mejor).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: